AUTORRETRATO

AUTORRETRATO

No sé nada
de física cuántica,
lo confieso.
Solo soy
una ingenua romántica
que estudió
las leyes del beso.
Solo eso.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Después de mi cuento más ruidoso, llega el que, por su rocambolesco argumento, podría parecer el más silencioso: DIEGO EN LA BOTELLA, de Edebé. Surgió, en un primer momento, de un encargo. Pero, como suele sucederme en esto de soñar, el corazón tomó la delantera al intelecto. Mis emociones se implicaron más de lo previsto y, pese a tratarse de una ficción descabellada, no niego que mi propia realidad se palpa en el trasfondo. Aun así, esta historia no pretende instruir, ni mucho menos, sino entretener, si bien espero encontrar lectores que, más allá del entretenimiento, se sientan mínimamente identificados con sus protagonistas y, por ello, sensibilizados con su apurada situación. Está indicado para niñ@s a partir de 6 años, pero, con toda sinceridad, creo que puede ser disfrutado a cualquier edad, a condición de que nuestra mentalidad esté exenta de prejuicios. Las extraordinarias ilustraciones de Roger Olmos también contribuyen a ello, os lo aseguro.



2 comentarios:


  1. Tu, y los que a tu lado estábamos, creiamos y animabamos tus ilusiones de que algún dia conseguirias tus sueños, que en cierta manera era lo que más anhelabas en un futuro no muy lejano, y tuviste fé y esperanza que lo conseguirías, y la muestra lo dice este nuevo trabajo, que no me cabe la menor duda salió de tu ingenio y buén hacer, aunque "alguno" no lo creian... la trayectia está latente..sigue así que tienes todo mi apoyo y aceptación, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, "anónimo" del alma. Comentarios como este son los que más se agradecen en el camino. Recibe todo mi cariño.

    ResponderEliminar